Aspectos básicos del desarrollo económico de los Muisca

24 noviembre 2010
Actualmente, Bogotá como capital de Colombia tiene la mayor concentración de transacciones monetarias, motivo por el cual está catalogada como el centro de negocios del país. Su economía está basada principalmente la industria, comercio y los servicios financieros y empresariales. Sin embargo, antes del desarrollo económico y social logrado por la población bogotana, es importante mencionar los procesos de producción, intercambio, distribución y consumo de bienes realizados en el valle de los Alcázares durante la época precolombina, habitada en ese entonces por la cultura Muisca.
Cabe resaltar la importancia que jugó el imaginario entre las tropas de un lugar lleno de riquezas, entre lo más oculto de la cordillera oriental más conocido como “El dorado”, para identificar los primeros rasgos observados por los cronistas de los Muiscas. Es por esto que, se dio la llegada de Gonzalo Jiménez De Quezada, Sebastián de Belarcazar y Nicolás de Federmann al valle de los Alcázares, sin embargo, en las extensiones de toda la sabana, no encontraron las riquezas deseadas.
Por otra parte, hallaron una cultura que desarrollaba una economía de autosubsistencia, gracias a una fértil planicie con abundantes ríos y quebradas, además de aguas represadas en lagunas y pantanos que favorecían a grandes sembrados de maíz, compuesta por diferentes cacicazgos o tribus independientes. Estos factores llevaron a los muiscas, a desarrollar la economía más solida y desarrollada de la región

1 comentarios:

{ HÉCTOR JOSÉ CORREDOR CUERVO } at: 31 de enero de 2015, 1:59 dijo...

Este es el Valle de los Alcázares donde aún se
pasean los espíritus pacíficos de los Muiscas.
Hecocu

A LA SABANA DE BOGOTÁ

Por Dr Litt. Héctor José Corredor Cuervo

Fértil llanura de sierras circundada
que privilegia el cielo con claro día,
de blancas nubes y brizna coronada
en el altiplano de la Patria mía.

Sabana grandiosa con tierra bendita
donde brota la semilla enamorada,
que cambia la fisonomía marchita
de quien padece dolor en la alborada.

De tu noble entraña germina alegría
como las flores de eterna primavera,
colmando siempre a un ser de fantasía
para vivir feliz sin que el sueño muera.

Tierra de los muiscas y del Zipa reino
tachonada de sol, de luna y de estrellas
que brillan como diamantes en el cielo
y que esconden su belleza tras las breñas.

Junto a los cerros está la gran ciudad
erigida por Jiménez de Quesada,
donde se siente calor de la hermandad
y el más caro abrigo de la Patria amada.

Sabana bella, con flores tapizada,
aromada por magnolias y jazmines,
yo quiero que seas mi última morada
en medio de recuerdos y de jardines.




Publicar un comentario en la entrada